20 de enero de 2014

4 am (II)

No es que te extrañe solo a la noche. De hecho, te extraño todo el día. Es solo que durante el día, tal vez estoy más distraída, pensando en otras cosas, yendo de acá para allá. Pero a la noche... A la noche es cuando todo se calma, cuando todos duermen, cuando te acostás a dormir y tus pensamientos no se quedan quietos. Y ahí aparecés vos, dando vueltas en mi cabeza, como siempre. A veces llego a pensar que me voy a enfermar mentalmente si sigo pensando tanto en vos, creéme. La verdad, no sé porque la noche es cuándo la gente más se extraña, es rarísimo. Pero es así, siento que a la noche te puedo extrañar más, te puedo extrañar mejor. Te puedo llorar sin que nadie me vea, me puedo descargar de la manera que yo quiero. Puedo imaginarte al lado mio y sonreír entre lágrimas. Sonreír por esa ilusión de dos segundos que sé nunca va a pasar. Y seguir llorando. Seguir detestando cada segundo que paso sin vos, sin poder hablarte ni escucharte, sin poder verte, sin poder sentirte. Sin poder decirte todo lo que siento por vos. Y la verdad es que te amo.

1 comentario:

  1. Me ha encantado ver tu comentario en la entrada.

    A veces echo de menos esto, echo de menos todos los ratos que le dedicaba a escribir en el blog, a contar mi vida en historias y cada vez es menos el tiempo que paso escribiendo...

    Lo echo de menos.

    Tu texto está lleno de fuerza, nunca la pierdas. Sigue escribiendo, nunca lo dejes.

    Un beso enorme! Y gracias por tu comentario, me dado la energía que necesitaba!

    ZOOM1993

    ResponderEliminar